Trabajar desde casa

Trabajar desde casa se ha convertido en una necesidad para la mayoría de los autónomos españoles. Esto es debido al alto coste de mantener un local abierto al público. Aunque resulta complicado diferenciar entre gastos personales y gastos de la actividad, debido a que todo se desarrolla en el mismo lugar. Nuestra asesoría en Valencia os quiere explicar como solucionar este problema, así poder deducirse los gastos que son para la actividad. Nos regiremos según la normativa por la cual Hacienda estable qué son gastos deducibles y cuáles no, si trabajamos desde casa.

Según la Agencia Tributaria, una vivienda habitual es aquel lugar en el cual se prevé vivir un mínimo de 3 años, a menos de que se produzca algún “problemilla” que haga que uno se mude a otro lugar. También si has comprado o alquilado dicha casa, vivas un período aproximado de 12 meses.

la única forma que se tendrá de deducirse los gastos, serán en caso de que el hogar sea al 100% propio o en proporción, debido a que sea a medias con una pareja o sea heredado. En tal caso, podrá aplicarse la deducción de los siguientes gastos:

  • Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI)
  • Seguro de la vivienda
  • Intereses del préstamos
  • Amortización de la vivienda
  • Comunidad de propietarios

Siempre y cuando se especifique la parte porcentual aproximada de la vivienda, en donde se desarrollará la actividad y el porcentaje total del titular.

En el caso de los gastos de suministros de la vivienda habitual (luz, agua, gas, Internet, etc…) son deducibles siempre y cuando se especifique en el modelo censal 036, de los metros cuadrados de la vivienda donde se realizará la actividad profesional. En tal caso se calculará el porcentaje deducible de los suministros.

Es evidente que a la hora de justificar algunos gastos como Internet o luz, para ejercer la actividad es más fácil que otros suministros, no obstante el autónomo debe elegir que gastos quiere decidir si incluye y cuales no, según el lugar de trabajar escogido, aunque nuestros asesores fiscales aconsejarán siempre lo mejor para que se cumpla la normativa fiscal.

La deducibilidad de estos gastos, no depende de que el sea el titular del inmueble, pero si son deducibles siempre y cuando las facturas provenientes del acreedor estén a nombre del autónomo.

En caso de ser una vivienda de alquiler, a la hora de deducir los gastos s debería empezar por crear dos contratos con el casero. Uno de ellos especificando el espacio que se destinará para la vivienda habitual y otro con el porcentaje de la vivienda que será afecta a la actividad. En este contrato se deberá de incluir un IVA, lo que dificulta a la hora de querer aceptar el casero.

Con la segmentación de los dos contratos, será más fácil justificar los gastos de suministros, siempre y cuando vayan en proporción según tu espacio para trabajar desde casa.

En caso de no conseguir un doble contrato, podrás deducir los suministros en el porcentaje de la vivienda que utilizar para realizar la actividad, pero asumiendo el riesgo de unen caso de una inspección de trabajo.

Si eres autónomo y quieres trabajar desde casa, ahora puedes, además deducirte gastos que jamás pensarías que puedes deducirte. No te preocupes por los “papeleos” de dar de alta, ni por la gestión y contabilidad de lo mismo, nuestra asesoría se ocupa de todo. Además de que podrás contratar con nosotros tu seguro, para tener protegida, no sólo tu casa, sino que también protegerás tu negocio.

Mecamerc Asesores, S.L.

Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies