Novedades en la Renta 2015 (IRPF)

Las novedades de la renta 2015 vienen cargadas de disgustos para muchos de los españoles. Es verdad que han rebajado en dos tramos el IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas) que será la primera que incluirá los cambios tributarios de la reforma fiscal que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy.

La campaña comenzará el 6 de abril, aunque nuestra asesoría en Valencia comenzará a mediados de mayo, si se quiere hacer la presentación por Internet y si quieres que sea presencial, se tendrá que asistir a las oficinas de la Agencia Tributaria a partir del 10 de abril, acabándose el plazo el 25 de junio, salvo que se acepte domiciliar únicamente el segundo plazo, en cuyo caso se podrá presentar el 30 de junio.

Los fraccionamientos no incluirán interés alguno, se fraccionará en dos pagos, el primero será del 60% del importe que se realizará el 30 de junio y el segundo pago se formalizará el 7 de noviembre del 40% restante.

Reducción del IRPF:

Pasamos lo importante, la reducción de los tipos de IRPF. Los tipos impositivos han bajado del 24,75% al 19,5% para rentas inferiores a 12.450 euros. Y en el caso de rentas superiores a 60.000 € desciende del 52% al 45%. Este tipo de rebaja, llega a suponer un ahorro de un 11.4%.

Otra de las deducciones que más llama la atención es la supresión de la deducción por alquiler. Si bien se articula en régimen transitorio para los alquileres de vivienda efectuados con anterioridad a 2015 de manera que la supresión sólo afectará a los nuevos arrendamientos.

Además se suprime la reducción sobre la base imponible por las cuotas de afiliación y demás a partidos políticos, que a partir de ahora darán derecho a una deducción del 20%, con una base máxima de 600€ anuales.

Rendimientos del ahorro:

Tributan por otro lado, distinto al del IRPF, puesto que no son rendimientos del trabajo, sino del ahorro o ganancias patrimoniales. Las mismas se ven afectadas a la reforma fiscal que aplica una rebaja de los tipos en caso de vender una vivienda, acciones en bolsa o cuando se cobran intereses por un depósito bancario.

Los primeros 6.000 € tributarán al 19,5%, entre 6.000 € y 50.000 € tributarán a un tipo del 21,5% y para todos aquellos que superen esa cantidad, Hacienda recaudará el 23,5% de las ganancias.

Planes de pensiones:

Aunque la reforma fiscal mantuvo los beneficios tributarios para los planes de pensiones, la rebaja es de 10.000 € a 8.000 € en aportaciones anuales, y aquellos mayores de 50 años a 12.5000 €. Una de las reformas más criticadas, de las cuales las rentas más altas gozaba de mayor capacidad de ahorro.

Alquiler y vivienda:

La deducción por compra de vivienda habitual desapareció en 2013 para las nuevas compras, manteniendo a aquellos contribuyentes que adquirieron su vivienda antes de esa fecha. Es una de las deducciones que mayores beneficios fiscales aportan.

Tributación por la venta de una vivienda:

Desaparecen los coeficientes de actualización, que permitían corregir la plusvalía por el efecto de inflación. A partir de 2015, ese beneficio fiscal desaparece, además de limitar los coeficientes de abatimiento que permitían rebajar la fiscalidad en el caso de la venta de inmuebles adquiridos antes del año 1994.

¿Qué quiere decir esto? Que si tu comprabas una vivienda por 100.000 € en el año 2000 y la vendías en el 2004 por 50.000 € más, la ganancia se reducía. A efectos fiscales hasta los 29.280 €, que era el importe que tributaba y que ahora ha desaparecido.

En caso de ser mayores de 65 años, la exención de la vivienda habitual no tiene límites, es decir, que si una persona jubilada vende su vivienda habitual, estará exento de tributación con independencia de si reinvierte o no el dinero en otro inmueble.

Dividendos e inversiones:

Ya no se aplica la exención para los primeros 1.500 € de dividendo. En caso de ganancias reducidas, la rebaja de tipos impositivos no compensa la pérdida de este beneficio tributario, lo que se suprime la penalización de las inversiones a corto plazo. Lo que se entiende es que todas aquellas inversiones a corto plazo, que se obtengan en menos de un año, no tributarán en la tarifa del ahorro, sino que podrán llegar a abonar el 52% o más, dependiendo siempre de la Comunidad Autónoma en la que se resida.

Ya para concluir, nos preguntamos ¿en que beneficia la rebaja de los tipos de interés, si por otro lado nos lo quitan? ¿Es una ayuda o una “mano al cuello? No obstante, nuestra asesoría en Valencia intentará, en mayor medida y dentro de la legalidad vigente, ayudar a los clientes a recuperar toda la retención posible y sobretodo que paguen por aquello que deben aportar.

Mecamerc Asesores, S.L.

Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies